Es el tema caliente de este 2017 en los debates sobre guitarra: el aparente declive del mercado de instrumentos. Por supuesto, el que las grandes marcas se hayan embolsado cantidades muy inferiores en los últimos tiempos (en tres años, Fender y Gibson han disminuido sus ventas casi un 20%, amén de hacer frente a grandes deudas) no siempre es un signo inequívoco de que también exista menos interés por la música hecha con guitarra, pero los grandes empresarios del sector de instrumentos señalan que esta relación sí es real, y que los jóvenes y nuevas generaciones no tienen interés por el instrumento.
 
Recientemente, se le preguntó por este tema a Eric Clapton, ya que se ha vuelto una discusión muy presente a raíz de un popular artículo del Washington Post en que se analizaba el mercado guitarrístico. Al ser entrevistado por un periodista de Billboard, Eric Clapton respondió que no se había dado cuenta de que la situación fuese tan mal, y añadió: mis hijos escuchan rock clásico, pero eso puede ser por mi culpa, ya que eso es lo que les ponía. Es decir, desde que fueron concebidos, han estado escuchando música desde el vientre. Les ponía listas de reproducción, les lavé el cerebro a mis chicos, y respaldando todo eso siempre estaba la guitarra o alguna clase de instrumento solista o cantante”.
 
 
 
Sin embargo, al resumir sobre la situación de la música, Clapton manifestó que “Mi creencia en la música es que todo es bueno. Todo es bueno. Hasta aquello que no parece ser bueno, lo es. No lo sé. Quizás la guitarra esté acabada”.
 
Quienes vieron a Clapton hacer esta afirmación final aseguran que estaba diciéndolo en tono algo humorístico, pero la situación refleja bien la preocupación que se está viviendo desde los entornos más cercanos a la fabricación de guitarras. Las empresas americanas como Gibson, Fender o Guitar Center son algunas de las que se ha hablado más en los medios a causa de su precaria situación, pero algunos sugieren que el problema está siendo generalizado.
 
Otros, en cambio, opinan que lo que está habiendo es una mayor diversificación, debido a un cambio del perfil del músico medio (por ejemplo, la aparición del músico de home studio), la proliferación de multitud de instrumentos de bajo coste y el fácil acceso a lutieres y marcas de boutique via internet. Un tercer punto de vista, aportado por el medio Music Radar, propone que una preocupación similar tuvo lugar durante la década de los 90, tras lo cual hemos disfrutado de casi 30 años más de música de guitarra. Diversos puntos de vista, y posibilidades, pero sólo hay una cosa segura: que el futuro es impredecible.
 
noticia: Guitarristas
Entrada Anterior

Marco Martínez Special Trio en Oviedo

Entrada Siguiente

Clases de Composición Musical

Marco Martínez

Marco Martínez

Guitarrista, compositor y aprendiz de este arte u oficio.
Titulado Superior de Jazz por el Centro Superior de Música del País Vasco-Musikene, Marco Martínez es profesor de la Escuela de Música Moderna y Jazz de Oviedo y director pedagógico del Seminario de Improvisación de Siero.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *